Elegir Chocolate

1

Es fácil quejarse por lo que no tenemos, pero, ¿en verdad nos sirve de algo?

¿Qué le dices a alguien que todos los días, mes tras mes y año tras año se queja de lo mismo hasta que te hace gritar “¡Basta!”? Todos tenemos frustraciones en la vida, pero hay una estrategia a la que podemos recurrir la próxima vez que nos descubramos encontrando mil defectos a las mismas personas o situaciones.

Algunos somos adictos a los problemas, nos encanta culpar a nuestros amigos, jefes, parejas, padres de todas nuestras penas; sin embargo a algunos nos gustaría superarlo. Hoy propongo una estrategia llamada “Elegir chocolate”

Imaginemos que tenemos 6 años y que cada vez que vamos a casa de la abuela, ella pregunta si quieres helado. Por supuesto contestamos que si, y ella nos ofrece el único saber que tiene: chocolate. A nosotros no nos gusta el chocolate, y quisiéramos un helado de cualquier otro sabor, pero tu abuela solo tiene ése. ¿Qué puedes hacer? Tenemos tres opciones: 1) Decirle que no nos gusta el chocolate ( y orar para que en el futuro compre helado de otros sabores); 2) Comernos el helado que nos dio, y gruñir de frustración, o 3) “elegir chocolate”.

En esencia “elegir chocolate” es elegir lo que tienes. No lo que quieres o te gustaría, sino lo que tienes. Y por “elegir” me refiero a elegir en realidad, aunque, paradójicamente, parezca que no tenemos alternativa. Por ejemplo en la relación de pareja, sin son un poco como yo, tal vez caigamos en el circulo vicioso de amar y después odiar, cuando se lleva mucho tiempo viviendo y conociendo a una persona, nos acostumbramos a criticar sus errores, y es común que olvidemos que nos gusto de esa persona en un principio.

Sucede lo mismo cuando olvidamos que nos gusto en un inicio del empleo que tenemos, o que nos hizo ser amigo de alguien, debemos tener cuidado de no centrarnos en las fallas y errores de los demás, hasta el punto de olvidarnos que nos llevo a relacionarnos con esas personas.

“Elegir chocolate” es muy similar a renovar votos. Es decirle al mundo que alguna vez elegiste algo y que sigues satisfecho de tu elección.

“Elegir chocolate” es tener claro lo que puedes (y lo que no puedes) aceptar.

La indecisión daña, así que, ¿Qué mejor manera de salir de ella, revisando lo que nos llevo hacer la decisión inicial? Ésta es una forma útil de identificar si en nuestra vida a cambiado algo y qué.

En psicoterapia se alienta a los pacientes a examinar las causas de su ansiedad a fin de tener una idea clara de sus decisiones y de ese modo tratar de transformar las situaciones o los aspectos indeseables de la vida.

¿Por qué no hacer lo mismo en el día a día? La próxima vez que nos miremos en el espejo y nos sintamos frustrados porque queremos algo que no tenemos, intentemos aclarar nuestras ideas.

¿En verdad creemos que seriamos felices, con otra cara u otro cuerpo, con otro empleo? ¿Realmente queremos vainilla? ¿O podemos aprender a ser felices con cualquier sabor que nos toque?

Parafraseando del articulo “Elige Chocolate” de Josephine Brouard

1 comentarios:

Jose Luis dijo...

Copado che... caí en tu blog buscando la version digitalizada de lo que había leido una vez sobre "Elegir Chocolate"... Lindo tu Blog che.. saludos. Jóse